Manejando la Ansiedad en Tiempos de Covid-19

¿Cómo organizo mi tiempo ahora que debo seguir trabajando y además guiar a mi hjo en su proceso de “escuela en casa”? ¿Cuáles son las fuentes para conseguir noticias confiables y con qué frecuencia debo informarme? ¿Qué haré si me encuentro en problemas financieros? ¿Cómo hago para no perder la paciencia encerrada con mi pareja todo el día?

Esta es una pequeña muestra de las preguntas que recibo a diario de pacientes y a través de redes sociales. La pandemia, a causa del coronavirus, nos ha tomado por sorpresa y estoy viendo mucha preocupación, ansiedad y hasta pánico en estas consultas. Personas que normalmente batallaban con ansiedad se encuentran pasado sus límites y aquellos que gozan de buena salud mental se acercan a su umbral. 

La ansiedad en tiempos de coronavirus
El mayor culpable de la ansiedad es la incertidumbre.

  Para poder funcionar de manera apropiada, la parte de nuestro cerebro que “piensa” – la corteza pre-frontal – necesita información adecuada, oportuna y veraz. El Coronavirus aún está rodeado de preguntas que médicos y científicos buscan descifrar a diario.  Tampoco sabemos cuánto tiempo durarán las medidas de aislamiento, qué ocurrirá con el sector laboral, financiero, e incluso con el colegio de los niños. Esto nos lleva a un circuito de preocupación que no tiene fin porque las respuestas no están a nuestro alcance – aún. Si dejamos que esta preocupación corra libre se convierte en ansiedad o peor: pánico.

¿Cómo podemos manejar mejor esta situación y prevenir el desarrollo de un problema clínico de ansiedad?

  1. . Préstate atención. Cuando te encuentres preocupado nota qué sientes y piensas.  ¿Estás en un lazo sin fin o realmente llegando a soluciones? Date cuenta que preocuparte no soluciona los problemas y te quita tiempo.  Acepta las cosas que aún no puedes afrontar – por falta de información, recursos, etc. – y planifica trabajar solamente en aquello que sí está a tu alcance.
  2. Mantén un estilo de vida saludable: Ahora más que nunca debemos prestar atención a lo que comemos, a nuestro nivel de actividad y nuestros patrones de sueño.  A través del ejercicio, por ejemplo, aseguramos que el cuerpo libere químicos de la felicidad (como endorfinas) y tener un sueño reparador contribuye a un buen estado de ánimo durante el día.
  3. Asegura el contacto social… pero con límites: Sentirnos conectados, saber que tenemos apoyo social y que formamos parte de un grupo tiene consecuencias muy positivas en nuestra salud mental y emocional.  Agendar reuniones virtuales con amigos y familia, frecuentemente, es muy recomendable. Pero OJO: presta atención a los temas de conversación y asegura que no se esté hablando exclusivamente del Coronavirus, sobretodo cuando se hace con morbo,  y más si notas que te genera malestar.
  4. Edúcate pero limita el tiempo en noticieros y fuentes de información pública: Aún cuando debemos mantenernos informados y al día con los últimos avances en materia de prevención, manejo y tratamientos del CV, asegura hacerlo pocos minutos al día y nunca antes de dormir.  Las noticias pueden alterarnos, especialmente cuando muchos de los medios están compitiendo entre ellos por la atención del público, llevándolos a tendencias sensacionalistas.

Espero y confío en que nuestro sentido de comunidad y familia prevalecerá.  Muchos indican que no debemos olvidar que se nos está pidiendo ir al sofá, no a la guerra. Desde la comodidad del hogar puedo seguir conectado con y apoyando a mi comunidad mientras no olvido que esto sólo es una temporada.

@psicisabeldonato

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *